Carta Pública de Ex-alumno de la UCSD

Rvdo. P. Dr. Ramón Alejandro Alonso Beato

Fax: (809) 472-0999

 

Mi querido Padre Alonso:

 

El motivo de la presente carta pública es para expresar mi profundo malestar por la situación generada en nuestra Universidad Católica Santo Domingo debido a la suspensión de un grupo de estudiantes por haber protestado contra el aumento de los créditos. Como egresado de la UCSD (Derecho, 1994) no puedo permanecer indiferente ante la posición tomada por la universidad frente a mis futuros colegas.

 

Me avergüenza que mi profesor de Derecho Civil, el Dr. Manual Ramón Peña Conce, se haya colocado voluntariamente en la posición de defender lo indefendible. La sentencia emitida por la jueza Maritza Capellán Araújo, copia de la cual poseo, es justa y está impecablemente redactada y razonada.  A pesar de haber cambiado los estudios de Derecho por los de literatura hispanoamericana, aún conservo la capacidad de análisis jurídico que aprendí en las aulas de nuestra universidad. Así las cosas, es mi opinión que la posición de la universidad carece totalmente de asidero jurídico y, por demás está decirlo, moral.

 

Usted y yo nos conocemos desde hace casi 30 años y en esta trayectoria, desde el Colegio Don Bosco hasta la Católica, aprendí que el principal deber de todo ciudadano en una democracia es expresar su opinión cuando una situación le parece injusta.

 

Una universidad es un espacio en el que se debe cultivar, siempre, el disenso, eso sí con cortesía, argumentos y pruebas. ¿Qué tipo de mensaje enviamos a nuestros estudiantes cuando actuamos como repetidores de los parámetros de la sociedad dominicana? ¿Cómo podrá la UCSD criticar el autoritarismo reinante si actúa al igual que nuestros políticos y empresarios? Si nuestros estudiantes no pueden disentir de nosotros, sus educadores, ¿Cómo esperamos que adversen lo que les parece injusto en nuestra sociedad? No se crean ciudadanos cuando se les coarta la capacidad de expresar su ciudadanía. No se combate la pasividad fomentándola.  Me permito recordarle algunas de las características recogidas en el perfil del docente de la universidad tal y como aparece en su sitio web:

 

1.3.- Dignidad, respeto, actitudes democráticas: corrección en su vestir, su lenguaje y sus hechos. Capacidad de aceptar la pluralidad de ideas y opciones cuando están fundamentadas en bases objetivas.

 

Desde Canadá, donde me encuentro ahora en otra etapa mucho más fructífera de mi vida académica, le exhorto, con el cariño y la amistad que nos une:  a que revise la posición de la universidad, retire el recurso de casación contra la sentencia, acoja de nuevo a los estudiantes suspendidos y nos asegure a todos, egresados y alumnos, que nuestra Alma Mater reconoce los valores de la democracia y el respeto al disenso.

 

Solía llevar con orgullo mi anillo de graduación, hace días que dejé de usarlo, espero tener la ocasión de ponérmelo nuevamente.

 

Con afectos,

 

Ramón A. Victoriano Martínez (Arturo), Ph. D.

 

Comments
One Response to “Carta Pública de Ex-alumno de la UCSD”
  1. No podemos permitirnos que este tipo de situaciones vuelvan a ocurrir. Depende de nosotros lograrlo. Aparentemente, volvio el autoritarismo y el bloqueo de ideas, lo que constituye una afrenta que no se puede dejar pasar. A trujillo lo ajusticiaron y nos ha costado mucha sangre esta democracia como para que ciudadanos actuen con tanta ligereza en detrimento de los derechos y deberes ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: