La educación nos salvó.

Por: Elizabeth Mateo Pérez* Se aprobó el presupuesto 2011. Sin contemplaciones. Con indolencia, indiferencia y sátira. Se aprobó un presupuesto que enterró la legalidad, el rol constitucional y los sueños de millones de dominicanos y dominicanas, pero ganamos. Nos apoderamos de un despertar de la conciencia ciudadana y del sentimiento público. Logramos que la indiferencia … Sigue leyendo